Puntadas, bordados y arte contemporáneo

Los personajes de un dueto argentino son reinterpretados por cuatro representantes de diferentes partes de Guatemala.

Lucía León, Siglo 21 | lleon@sigloxxi.com

La Sagrada Familia es el nombre de la exposición en la que tejedores y tejedoras de Totonicapán, Quetzaltenango, Antigua Guatemala y Santiago Atitlán participaron para reinterpretar los personajes que Leo Chiachio y Daniel Giannone desarrollan en sus obras.
Ambos son artistas plásticos argentinos que trabajan con técnicas de bordado, costura y porcelana pintada a mano sobre pañuelos, almohadas, lienzos y otras telas de diverso tamaño. Su obra consiste en incluirse dentro de las escenas de cada cuadro como los personajes de una familia que también incluye a su mascota Piolín. “Siempre jugamos a disfrazarnos, como si fuese un desfile que nunca termina y en el que vamos de Oriente a Occidente o de niños a adultos”, explican Chiachio y Giannone.

 

 

Revalorizando oficios
La brillantina, lápices de colores, hilos de coser, botones o mostacilla son materiales que en el uso diario son considerados sencillos y hasta pasan inadvertidos, pero el dueto argentino los rescata para llevarlos a una galería o un museo. Su intención es retomar el oficio artesanal y, al mismo tiempo, demostrar que dos hombres también pueden acceder al mundo del bordado y pintura sobre porcelana con absoluta libertad.
“Nos gusta imaginarnos como paladines de la justicia y belleza de las artes menores, así como de los materiales baratos, para embellecerlos y elevarlos hacia la categoría de alto arte”, expresa el dúo.

Una familia a distancia
Los artistas gauchos trabajan conjuntamente desde 2001, año en el cual iniciaron con los autorretratos para ser protagonistas de su propia obra. Con el paso del tiempo, su mascota Piolín apareció en las imágenes como parte de la familia que conforman en la vida real. Los tres juegan a reinterpretar leyendas populares, estampas orientales o habitar paisajes que nacen en su imaginación.
Este año fueron contactados para trabajar en un experimento de colaboración a distancia junto a tejedores y tejedoras nacionales, quienes recibieron fotografías y dibujos para recrear libremente a los tres personajes en diferentes situaciones. Los argentinos consideran que la experiencia fue maravillosa, pues al ver su trabajo con los colores y técnicas chapinas, también conocieron las concepciones guatemaltecas sobre las distintas composiciones familiares.

PUNTADAS EXPUESTAS
En el marco de las jornadas del Centro Cultural de España para discutir temáticas de diversidad sexual, la exposición de La Sagrada Familia estará abierta al público hasta el 24 de julio. La curaduría estuvo a cargo de Eva Grinstein. Admisión gratuita. Puede visitarla en vía 5, 1-23, zona 4, Distrito Cultural 4º Norte.